lunes, 28 de mayo de 2018

Se suicida pediatra

Por el maltrato laboral (mobbing) del que fue víctima en el Hospital del Niño Poblano, la médico pediatra internista Zyanya Estefanía Figueroa Becerril, se suicidó al interior de su departamento el pasado miércoles 16 de mayo; todos los días era acosada por sus superiores, según informaron fuentes cercanas a la joven, quien en su carta póstuma se despidió describiéndose: “Soy fracaso”.

Versiones periodísticas afirman que dentro del Hospital del Niño Poblano prevalece el acoso sistemático de parte de los médicos residentes de mayor antigüedad sobre los recién llegados. Del grupo actual de los médicos pediatras que hacen su residencia en el nosocomio, dos han renunciado por acoso directo y ahora se registró el suicidio de Zyanya Estefanía Figueroa.

Las investigaciones de las autoridades ministeriales, de acuerdo a las primeras diligencias, señalan que, efectivamente, se trató de un suicidio, ya que la mujer fue encontrada dentro de su departamento ahorcada con una bufanda. También se cortó las venas, para lo cual se administró, al parecer, un sedante a fin de no sentir dolor.

Antes escribió un recado póstumo, dirigido a sus padres, en el que les pide perdón y ella misma se describe como una mala hija, mala amiga e incluso que sentía miedo al tener enfrente a sus pacientes.

La compañera de departamento agregó que Zyanya era muy reservada, platicaba muy poco y no le conocía muchas amistades, incluso sabía que no tenía novio.

La misma fuente agregó que la víctima sufría de constante depresión, por lo cual debía consumir medicamentos antidepresivos para su control.

La Fiscalía sigue el caso como un suicidio y descarta problemas laborales con base en esas diligencias, considerando que el resultado de la autopsia también arrojó como causa del deceso asfixia por ahorcamiento y el último documento que dejó la víctima no responsabiliza a nadie de su muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario